Karla Elena Márquez llegó a España el 10 de abril de 2017. Con 25 años quería empezar una nueva vida en una sociedad respetuosa con su transexualidad y Barcelona le brindó una oportunidad que supo aprovechar. Un año y medio después, y con contrato indefinido en el centro logístico de Amazon en El Prat de Llobregat, asegura que el día que empezó a trabajar en Amazon fue muy especial.

“Vine a España buscando seguridad, aceptación y comprensión”
Karla Elena Márquez, asociada del centro logístico del Prat de Llobregat

A pesar de su juventud, la vida de Karla ya ha sido muy intensa y, como ella asegura, le daría para escribir un libro –uno de los proyectos que tiene en mente–. Nacida en Ciudad de México, se mudó a Monterrey por culpa de la transfobia. “La falta de información sobre el tratamiento de transición hizo que no empezara el proceso hasta el 25 de mayo de 2016”, explica Karla. Su cambio físico también fue un impedimento para encontrar trabajo en la nueva vida que quería empezar lejos de su ciudad natal.

Así que, después de un año de tratamiento, decidió mudarse a España y empezar, por segunda vez, de nuevo: “Vine buscando seguridad, aceptación y comprensión”, explica Karla que se decidió por nuestro país.

Fechas claves

Su vida está llena de fechas claves: el día que empezó el tratamiento, el día que llegó a España o el que consiguió el permiso de trabajo. Pero si hay un día importante este es el que empezó en el centro logístico del Prat de Llobregat, el 6 de mayo de 2018: “Vi un anuncio en el metro que Amazon estaba buscando a gente y pensé que podía ser una oportunidad”, cuenta Karla con una sonrisa. “En Amazon he conocido el compañerismo y la amistad. Aquí puedo ser quien soy”. El agradecimiento es mutuo como asegura Nicolás Iribas, su Area Manager: “Karla es muy profesional, trabaja en equipo y es constructiva.”

Karla Elena Márquez con unos jeans azules y camisa blanca sujeta un palo selfie . Delante de ella un cámara vestido de negro la enfoca. Están los dos en un parque y se ven arbustos y en el fondo un edificio.
Karla Elena Márquez en un momento de la grabación
Karla Elena Márquez posa mirando a cámara en los jardines del Palacio Real de Barcelona, con una camisa blanca sin mangas y la melena al viento.
Karla Elena Márquez en los jardines del Palacio Real de Barcelona
Karla Elena Márquez y su amiga y compañera de trabajo, Eva Collados, conversan en uns sofás negros de la cantina de un centro logístico de Amazon. Cada una está sentada en un sofá negro y sujeta un vaso de café. Tienen un mesa blanca en el centro y de fondo se ven sillas y mesas y la salamandra de Gaudí en la pared. Karla Elena lleva unos jeans y una camisa blanca sin mangas y el pelo suelto. Eva lleva un pantalón negro, una camisa estampada sin mangas y también lleva el pelo suelo.
Karla Elena Márquez y su amiga y compañera de trabajo, Eva Collados

Youtube terapéutico

“Buenos días, buenas tardes y buenas noches” es como Karla empieza siempre sus vídeos en su canal de youtube: “Ser youtuber es una terapia, lo hago para desahogarme y abrirme al mundo”. Si sus seguidores virtuales son muchos, en su día a día afirma estar rodeada de buenos compañeros: “En mi trabajado me siento una persona querida, que valgo y que soy importante”. Eva Collados es una de sus amigas: “Karla es una muy buena compañera. Su historia es un ejemplo de superación y nos enseña que hay que luchar por lo que una cree y que todo se puede superar”.

Desde el 31 de julio de 2018 su contrato es indefinido: “Amazon me ha brindado la oportunidad de desarrollarme emocional y socialmente como nunca imaginé. Además, me ha dado estabilidad laboral”, afirma rotundamente Karla.

Optimista incondicional, siempre tiene un mensaje positivo para seguir mirando la vida con una sonrisa: “Lo que he aprendido del proceso de transición es que la vida nos pone muchos retos y debemos afrontarlos. Debemos luchar por nuestros objetivos, sueños y anhelos”.

Si quieres trabajar en Amazon, aquí puedes encontrar toda la información.