En su día a día, Gloria Santamaría hace malabares, y más en tiempos de pandemia, para conciliar su vida familiar, con tres hijos, Manuela de 13 años, Martina de 11 y Arturo de 2, y su profesión de influencer. Estos días, junto a sus hijos, prepara la vuelta al cole.

“Este inicio de curso es muy especial con el coronavirus de fondo. Entiendo que no podemos meternos en una burbuja y que hay que respetar las normas y tener mucha precaución”, asegura Gloria. “Nosotros este verano hemos estado practicando, sobre todo con las chicas, la higiene de manos y el uso de la mascarilla”.

Según un estudio realizado por YouGov para Amazon.es, la principal preocupación de los padres es la calidad de la enseñanza online, en comparación con la presencial; la segunda el distanciamiento social (45%) y le sigue el saneamiento inadecuado del entorno escolar (39%). Si bien la salud y la seguridad son dos de sus prioridades, Gloria también se organiza para equipar a los suyos con material escolar, ropa, etc.

Listos para el cole

Asegura que volver a adquirir las rutinas es lo que más le preocupa, pero como la definió un jefe que tuvo, ella es “optimista compulsiva”. Este septiembre tiene a Manuela en secundaria, Martina en primaria y Arturo de dos años que empieza en la escuela infantil.

“Para cada uno de mis hijos he preparado una Lista de deseos en Amazon con lo que tengo que comprar: desde material a libros de texto o ropa”, explica la influencer. “Así me puedo organizar y programar las compras. Además, soy Prime y los envíos son gratuitos y muchos de ellos me llegan al día siguiente”.

Amazon pone a disposición de los padres una web con un buscador de libros seleccionando el centro educativo: librosdelcole.es. Y en Listos para clase se pueden encontrar desde mochilas o calculadoras a materiales de estudio, uniformes y mucho más.

Una madre influencer

A sus 42 años, Gloria ha hecho de sus perfiles en las redes sociales su modo de vida en esta nueva profesión llamada influencer. Ella se define como: “aprendiz de todo, maestra de nada”.

En 2015, descubría las redes sociales después de estudiar el grado de Administración y dirección de empresas y trabajar en un banco toda su vida. Fracasó en el intento de capitalizar la indemnización cuando abandonó el banco y esto fue el detonante para dedicarse al 100% a las redes sociales: “Había tenido un blog, pero en una cena con amigos me comentaron que lo que se llevaba eran los vídeos”. Y así fue como Gloria abrió un perfil en Facebook y un canal de Youtube. “Le eché todas las horas del mundo. Aprendí a grabar, editar e interactuando con mis seguidores he conseguido una comunidad muy fiel”, explica.

En sus inicios como influencer, Gloria era madre de dos niñas, Manuela y Martina. Ellas le inspiraron en su nombre del perfil de usuario, mimodemami. Jugó con la letra m y su sonoridad. “Cuando empecé estaba divorciada y tenía dos niñas a mi cargo. Hice mis cuentas y me di un par de años para ver si podía conseguir vivir de ello”, recuerda Gloria.

Yo he compartido en las redes sociales mis pensamientos. Y si con ellos puedo ayudar a otros padres, pues genial
Gloria Santamaría, influencer

El contenido de sus vídeos es DIY (de las siglas en inglés Do It Yourself, hazlo tú mismo). Si bien en sus inicios, sus hijas y las manualidades eran las protagonistas, con los años el abanico se ha ampliado. Ahora en sus redes sociales se puede encontrar desde un vídeo para hacer mascarillas a otro para estampar una camiseta.

Aumentando familia y seguidores

Hace un par de años nació su tercer hijo, Arturo, que protagoniza muchas historias en Instagram, un perfil en el que subió su primera foto este 2020. “Mi esencia es el canal de Youtube y mi éxito, el trato directo con mis seguidores. Me encanta tener contacto con ellos y siempre que puedo dedico tiempo a contestarles”. Su comunidad en redes sociales ya supera los 620.000 seguidores.

“Ahora con la vuelta al cole, muchos seguidores me han pedido consejos. Yo he compartido en las redes sociales mis pensamientos. Lo hago siempre desde el respeto porque soy consciente de la repercusión que tienen mis publicaciones”, afirma Gloria con una sonrisa de oreja a oreja. “Y si con ellos puedo ayudar a otros padres, pues genial”.