Las batipuertas y las regaderas delatan los orígenes chacineros de Candelario, un pueblo de la provincia de Salamanca que aprovecha su entorno para dar un sabor singular al jamón. “El clima frío y duro de la Sierra de Candelario, a más de 1.300 m de altitud, nos permite curar el jamón con poca sal, alargando así su tiempo de secado y curado”, cuenta Antonio Redondo, Director de producción de Redondo Iglesias. También se aprovechan de fenómenos meteorológicos: “En función del viento dominante abrimos y cerramos ventanas fomentando así la curación del jamón aportándole sabores tan singulares como el del romero, el tomillo o la escoba”, añade José Antonio Fernández, Jefe de planta de la fábrica de ibéricos de Candelario.

Para vender boticas, prefiero trabajar con los jamones. Y más de treinta años después no me arrepiento
Antonio Redondo, Director de producción de Redondo Iglesias

Dos abuelos visionarios

Antonio heredó de su abuelo no solo el nombre sino también la pasión por los jamones. “Mi abuelo trabajaba en una fábrica de Guijuelo y en 1920 decidió empezar su propio negocio comprando una planta de jamones y chacinas en Valdelacasa (Salamanca)”. Ya en los años 60, el padre de Antonio, Gregorio, decidió desplazarse a Valencia y con el tiempo centralizó la producción de serranos en Utiel (Valencia) y trasladó los ibéricos a una planta en Candelario (Salamanca): “Apostó por el futuro de su negocio y por el nuestro. Pensó que en Valencia tendríamos más oportunidades y él, desde allí, podía llegar más fácilmente a sus principales clientes”. Y así fue: Antonio estudió farmacia, pero al acabar pensó: “Para vender boticas, prefiero trabajar con los jamones. Y más de treinta años después no me arrepiento”, explica sonriendo. Ahora ve orgulloso cómo su hija Inma es la cuarta generación que se implica en este proyecto que empezó su abuelo Antonio en los años 20 y que su padre Gregorio, el abuelo de Inma, le dio un revulsivo en la década de los 60 que culminó en 1997 cuando Antonio y sus hermanos José María, Miguel Ángel y Mario convirtieron a Redondo Iglesias en la segunda empresa española en conseguir autorización para vender jamón a EE.UU.

Frigorífico lleno de jamones colgados para madurar. Dos personas protegidas con batas, gorros y zapatos blancos, repasan su maduración.

En manos de la generación milenial

A sus 29 años, Inma Redondo, que se licenció en Administración y dirección de empresas internacional, hace dos y medio que aterrizó en la empresa después de trabajar cuatro años en el mundo de la asesoría fiscal en Reino Unido y España: “Nuestra política es que debes tener experiencia en otras empresas antes de entrar”. Después de aprender del negocio en diferentes departamentos, ahora es Responsable de ventas online y con ella ha llegado Amazon: “Empezamos en 2015 con el afán de aventurarnos en el comercio electrónico. Los resultados están siendo muy buenos: nuestras ventas online han crecido y con Logística de Amazon (el programa FBA, Fullfilment by Amazon) llegamos a rincones del mundo que a nosotros nos sería muy difícil”.

Seis años de creación en un clic

La introducción de las nuevas tecnologías para comercializar sus productos contrasta con la tradicional forma de curar el jamón: “Procuramos ser fieles a la herencia recibida: criamos nuestros cerdos ibéricos en libertad, lo más felices posibles, comiendo buenas bellotas y ya con una materia prima de primera categoría pasamos al lento proceso de secado y curado con una climatología idónea a una altitud elevada”, explica Antonio. Y es que un jamón tarda seis años desde que nace el cerdo hasta que llega a la mesa.

Redondo Iglesias produce anualmente unos 80.000 jamones ibéricos y unas 80.000 de paletas ibéricas: “Aproximadamente, un 40% de nuestra producción se exporta y un 60% se consume en España”, cuenta Inma. “Vender a través de Amazon, también nos ha supuesto entrar en el programa Foods & Wines from Spain”, una iniciativa de ICEX (entidad pública que promueve las empresas españolas en el exterior) y Amazon para fomentar la internacionalización del sector agroalimentario español online.