“Queríamos dar a conocer la cantidad de personas, ONGs e iniciativas sociales que ayudan a mejorar este mundo y potenciarlas para que más gente se anime a contribuir”, explica Chema González-Garilleti. Y así nació mapAyuda, una página web que geolocaliza experiencias de voluntariado explicadas en primera persona. Él es la mente que lo imaginó, pero: “Una idea no vale sin un equipo que la convierta en realidad. Así que, de lo que estoy más orgulloso es de haber creado el equipo”, afirma rotundamente este andaluz que lleva años implicado en proyectos colaborativos y llegó a Amazon en 2015.

Utilizamos nuestros conocimientos tecnológicos para ayudar a que otros vivan la experiencia de hacer un voluntariado de la mejor manera posible y que su aportación sea realmente valiosa
Nacho Escauriaza, miembro del proyecto MapAyuda

Al grupo inicial, formado por Chema y sus amigos Julio, Marta y Beto, se unieron los amazonians Alberto Baratas, Nacho Escauriaza, Patricia Aymerich y María Pérez. Todos ellos tienen mucho en común: no llegan a la treintena, tienen mucha energía y una gran inquietud solidaria que les ha llevado a invertir sus conocimientos y tiempo libre en este proyecto. “En nuestro día a día, a veces, es difícil encontrar tiempo para dedicarlo a los demás”, cuenta Nacho, y añade: “Aunque no podamos hacer un voluntariado, utilizamos nuestros conocimientos tecnológicos para ayudar a que otros vivan la experiencia de hacerlo de la mejor manera posible y que su aportación sea realmente valiosa”.

Amazonians comprometidos

Todos ellos comparten trabajo y tiempo libre que dedican también a participar activamente en las distintas iniciativas solidarias de ‘Amazon en la comunidad’, un programa de voluntariado en el que el compromiso amazonian es imprescindible. “En ‘Adopta un abuelo’ pasamos una tarde en una residencia de la tercera edad compartiendo juegos, charlas y merienda con ellos”, cuenta Patricia. “Nacho, Chema y yo nos convertimos cada año en ‘duendes de Amazon’ para ayudar a Santa Claus a clasificar y empaquetar miles de juguetes para familias en situación de vulnerabilidad”, relata Alberto. Este programa realiza iniciativas solidarias en las comunidades donde están los centros logísticos y las oficinas corporativas.

De energía inagotable, estos cinco amazonians encuentran tiempo para seguir implicados en su proyecto personal mapAyuda. Desde que empezaron con el proyecto en 2016, se reúnen cada miércoles a las 8 de la mañana para coordinarse. Cada uno de ellos contribuye con sus conocimientos adquiridos tanto a nivel académico como profesional: “Patricia y yo nos encargamos de implementar una buena estrategia de redes sociales y comunicación, además de apoyar en la parte de diseño”, cuenta María. Nacho, responsable de convocar la reunión cada miércoles, también es el encargado de coordinar tareas y el contacto con los proveedores informáticos. Quien capta nuevas empresas colaboradoras es Alberto.

“Mapeando” experiencias

Chema ha realizado voluntariados internacionales en Brasil o Kenia, Alberto en Marruecos, Nacho en EE.UU. y Patricia en Kenia. Todos ellos se informaron antes de partir a través de internet, guías, etc., pero también aseguran que les hubiera gustado poder contactar con jóvenes que hubieran vivido experiencias similares. “Mi voluntariado en Kenia durante un mes me frustró un poco porque tenía muchas horas libres y, si lo hubiera sabido antes de ir, me hubiera organizado para poder sacarle todavía más provecho”, explica Patricia. Por eso todos ellos han colgado su voluntariado en mapAyuda, para “compartir sensaciones”, como dice Nacho, y así contribuir a que otros jóvenes se animen.

Mientras suman experiencias en la web, María anda en busca de su primer voluntariado internacional. Sus compañeros analizan su proceso de selección y elección para mejorar la página web. “Mi hermana es médico. Me gustaría encontrar un voluntariado para ir las dos, y que tanto mi hermana como yo le pudiéramos sacar provecho a todos nuestros conocimientos”, cuenta María. Así que Alberto lo ve claro: “Queremos conseguir el efecto multiplicador y que se creen sinergias con las organizaciones no gubernamentales para que ellas también puedan encontrar voluntarios a través de MapAyuda”.