Después de haber equipado sus bibliotecas con decenas de Kindles nos gusta invitar a los alumnos de estos centros a conocer en directo la innovación que se esconde detrás del clic.

En una de las visitas, uno de los niños me preguntó si los Reyes Magos conseguían los regalos en Amazon.
María José González, Equipo de Formación

“Las visitas al centro logístico empiezan en la Process School, un espacio adaptado para los visitantes en el que además de una Fun Activity, se les explican las normas a respetar durante la visita a las instalaciones”, comenta César Muñiz, del equipo de Formación.

Los 50 alumnos por centro que visitan las instalaciones de Amazon se organizan en dos grupos y, mientras un equipo visita las instalaciones, el otro da rienda suelta a su imaginación decorando las cajas de Amazon. “Además de un desayuno especial para ellos, también visten con un atuendo muy original: unos chalecos a su medida y unas tarjetas colgantes identificativas imitando las que llevan los trabajadores del centro logístico”, afirma Muñiz que, después de dos años en Formación, sigue sorprendiéndole la madurez de algunas de las preguntas que realizan los pequeños visitantes.

“Mantener la atención de los más jóvenes es el gran reto, por eso intentamos personalizar al máximo la visita de acuerdo con sus intereses”, cuenta María José González, que desde hace un par de años también forma parte del equipo de Formación.

La edad de los visitantes es de 8 a 10 años y su reacción al entrar en el floor, como llamamos en Amazon a las áreas de trabajo, es inexplicable: “Sus caras lo dicen todo, les sorprende ver la cantidad de juguetes que tenemos y no salen de su asombro a lo largo del recorrido”, añade González.

Su ingenio es ilimitado y los formadores tienen que lidiar con preguntas y reflexiones de lo más sorprendentes. “En una de las visitas, uno de los niños me preguntó si los Reyes Magos conseguían los regalos en Amazon, yo no lo dudé y le contesté con un rotundo: ¡Sí!”, cuenta entre risas de complicidad María José.