Amazon y Global Optimism han anunciado hoy que trece nuevos firmantes - Atos, Brooks, Canary Wharf Group, Coca Cola European Partners, ERM, Groupe SEB France, Harbour Air, ITV, Microsoft, Neste, Rubicon, Unilever y Vaude, se han unido a The Climate Pledge, el compromiso para alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono para 2040, una década antes del objetivo marcado por el Acuerdo de París.

Los firmantes de The Climate Pledge acuerdan:

  • Medir e informar regularmente sobre las emisiones de gases de efecto invernadero;
  • Implementar estrategias de descarbonización, en línea con el Acuerdo de París, a través de cambios e innovación reales en sus negocios, que incluyan mejoras en su eficiencia, el uso de energías renovables, la reducción de materiales y otras estrategias para eliminar sus emisiones de carbono;
  • Neutralizar las emisiones restantes con compensaciones adicionales, cuantificables, reales, permanentes y socialmente beneficiosas para alcanzar la neutralidad en emisiones antes de 2040.

"El año pasado, Amazon y Global Optimism cofundaron The Climate Pledge para alentar a las empresas a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París diez años antes. Hoy tenemos una noticia emocionante: 13 compañías más, entre ellas Unilever y Microsoft, se unen a este compromiso para afrontar juntos el cambio climático y salvar el planeta para las generaciones futuras", dijo Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon. "Actualmente hay ya 31 empresas de todo el mundo que han firmado The Climate Pledge, y juntos estamos enviando una importante señal al mercado de que existe una demanda significativa y en rápido crecimiento de tecnologías que pueden ayudarnos a construir una economía descarbonizada".

Al unirse a The Climate Pledge, los signatarios no solo están haciendo una declaración de compromiso con el futuro, sino que también están marcando un camino hacia acciones e inversiones significativas que crearán empleos, estimularán la innovación, regenerarán el entorno natural y ayudarán a los consumidores a comprar más productos sostenibles.
Christiana Figueres, ex Secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio climático y socia fundadora de Global Optimism

Atos, como líder en servicios digitales seguros y descarbonizados, ha convertido en su misión allanar el camino hacia una economía sostenible y neutral en cuanto a las emisiones de carbono mediante innovaciones tecnológicas. Comprometida con la reducción de su huella ambiental y con ayudar a las empresas para que tengan éxito en sus ambiciones climáticas, Atos utiliza soluciones digitales específicas y conocimientos altamente especializados para ofrecer uno de los enfoques más completos de descarbonización del mercado. Este año, Atos anunció su compromiso de alcanzar emisiones cero de carbono para 2035 en las emisiones de carbono de alcance 1, 2 y 3, estableciendo los más altos estándares de descarbonización para su industria y acelerando su programa medioambiental con una trayectoria de una década.

Brooks tiene un compromiso con la sostenibilidad se extiende a lo largo de una década, y la marca de equipamiento de alto rendimiento adoptó recientemente una hoja de ruta para reducir las emisiones de carbono de alcance 1, 2 y 3, en línea con la ciencia del clima, y para lograr la neutralidad en emisiones de carbono para 2040.

Canary Wharf Group (CWG) es responsable del mayor proyecto de regeneración urbana de Europa en Londres, y ha entregado una de las mayores carteras de certificados ambientales en el Reino Unido, con más de 100 mil m2 en edificios certificados sostenibles hasta la fecha. Como parte de su compromiso con The Climate Pledge, CWG ha puesto en marcha su ruta hacia las cero emisiones netas de carbono, estableciendo medidas tangibles para mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones, con el fin de lograr la neutralidad en emisiones de carbono para 2030.

Coca-Cola European Partners (CCEP) aspira a convertirse en neutra en emisiones para 2040 en toda su cadena de valor, y reducirá sus emisiones absolutas de gases de efecto invernadero en un 30% para 2030, en consonancia con la trayectoria de 1,5°C y la Science-Based Targets Initiative. CCEP ya ha reducido sus emisiones en toda su cadena de valor en un 30,5% desde 2010 al pasar a utilizar electricidad 100% renovable con el apoyo de la RE100; reduciendo la intensidad energética de sus máquinas de bebidas frías en un 60% desde 2010; y reduciendo en un tercio el uso de plástico virgen a base de petróleo en sus botellas PET.

ERM trabaja con empresas de todo el mundo para ayudarles a identificar y abordar riesgos y oportunidades climáticas críticas. La dilatada experiencia de ERM en ciencia climática, política y economía, junto con su experiencia digital, proporciona a sus clientes las herramientas y los conocimientos necesarios para abordar las complejidades de la transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono. ERM también es muy consciente de su responsabilidad de reducir su propia huella a través de una mejor gestión de la energía, por lo que ha cambiado a las energías renovables y está buscando enfoques fiables para compensar las emisiones de los viajes.

Groupe Seb France es consciente de su responsabilidad en la creación de un planeta más sostenible y se ha comprometido a reducir el impacto ambiental derivado de sus actividades comerciales. Desde que fijó sus primeros compromisos ambientales, Groupe SEB France ha registrado una disminución del 21% de la energía utilizada en sus plantas industriales y logísticas, ha superado su objetivo de reciclaje con un 35% de materiales reciclados en sus productos y embalajes, y ha superado su objetivo de reducción de las emisiones de carbono relacionadas con la logística, con una reducción del 33% por unidad vendida.

Harbour Air, una de las empresas mejor gestionadas de Canadá durante 11 años consecutivos, ha estado calculando y compensando la huella de carbono de la aerolínea durante más de una década. En 2007, la aerolínea regional se convirtió en la primera y única aerolínea del mundo con emisiones neutras de carbono. Desde entonces, Harbour Air ha compensado el 100% de sus emisiones relacionadas con el uso de combustible de los hidroaviones y de sus operaciones corporativas. El año pasado, Harbour Air llevó su compromiso con la sostenibilidad un paso más allá y el 10 de diciembre de 2019, la aerolínea logró con éxito el primer vuelo del mundo de un avión comercial totalmente eléctrico. El ePlane está siendo ahora certificado y aprobado por la FAA y el Ministerio de Transporte de Canadá, un paso crítico en los objetivos de Harbour Air para convertirse en la primera aerolínea comercial totalmente eléctrica.

ITV, la compañía de televisión del Reino Unido, cree que la televisión tiene un papel fundamental no solo en la reducción de las emisiones, sino también en el cambio cultural y la creación de la nueva normalidad. ITV se ha comprometido a que sus operaciones, producciones y viajes de negocios tengan cero emisiones netas de carbono para el 2030. La estrategia de la compañía para lograr cero emisiones netas es reducir su impacto para que sea lo más cercano posible a cero, en línea con la última ciencia climática. La compañía también compensará las emisiones que no puede reducir mediante la plantación de árboles verificados por terceros y proyectos de compensación de carbono azul.

Microsoft se comprometió a ser negativo en carbono para 2030 y a eliminar del medio ambiente todo el carbono que ha emitido directamente o por consumo eléctrico para 2050. La empresa es neutra en cuanto a emisiones de carbono desde 2012 y se ha comprometido a promover el desarrollo sostenible y las prácticas comerciales con bajas emisiones de carbono a nivel mundial mediante sus tecnologías en la nube. Para cumplir los ambiciosos compromisos de la empresa y ayudar a los socios y clientes a alcanzar sus propios objetivos climáticos, la colaboración es clave y es una de las principales razones por las que Microsoft se ha adherido a The Climate Pledge.

Neste, líder mundial en soluciones renovables y circulares, es la primera gran empresa de energía en firmar The Climate Pledge. Hace 15 años, Neste decidió transformarse de una compañía petrolera a una compañía de productos renovables. Desde entonces, Neste ha sido reconocida constantemente por su liderazgo pionero en sostenibilidad. La empresa ha sido incluida en los Índices de Sostenibilidad del Dow Jones durante 14 años consecutivos y durante tres años en los tres primeros puestos de la lista de las 100 empresas más sostenibles del mundo por Corporate Knights. Continuando su camino, Neste ha establecido dos ambiciosos compromisos climáticos: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus clientes en al menos 20 millones de toneladas anuales para 2030, y alcanzar una producción neutra en carbono para 2035. Estos objetivos están impulsados por el propósito de Neste de crear un planeta más saludable para nuestros hijos.

Rubicon es una compañía de software que ofrece soluciones inteligentes de residuos y reciclaje para empresas y gobiernos de todo el mundo. Utilizando la tecnología para impulsar la innovación medioambiental, ayudan a las empresas a convertirse en compañías más sostenibles y a sus vecindarios en lugares más ecológicos e inteligentes para vivir y trabajar. Mediante el diseño y la aplicación de soluciones circulares, que desvían los residuos de los vertederos, ayudan a sus socios a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a crear un mundo más sostenible. La misión de Rubicon es acabar con los residuos ayudando a sus socios a encontrar valor económico en sus flujos de residuos y a ejecutar con confianza sus objetivos de sostenibilidad.

Unilever se fijó por primera vez objetivos de huella de gases de efecto invernadero en la cadena de valor de principio a fin en 2010, como parte del Plan de Vida Sostenible de Unilever. Estos incluyen reducir a la mitad la huella de gases de efecto invernadero de sus productos en toda la cadena de valor y no tener emisiones de gases de efecto invernadero de sus propias operaciones para 2030. Este último objetivo se introdujo en una nueva estrategia lanzada en 2015 antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21) e incluía la transición a un 100% de energías renovables para 2030, con un hito provisional de un 100% de electricidad de red renovable en todo el mundo para 2020, que se logró en enero de este año. En junio de este año, Unilever se comprometió a alcanzar cero emisiones netas de carbono de todos sus productos, desde el origen y hasta el punto de venta, para el 2039.

Vaude se ha comprometido a reducir sus emisiones de carbono de acuerdo con los objetivos del Acuerdo de París sobre el Clima. Desde 2012, la sede de la compañía ha sido certificada como climate neutral. Ahora se ha fijado el ambicioso objetivo, basado en la ciencia, de producir todos sus productos en todo el mundo con una fabricación neutra para el clima.

"El Acuerdo de París estableció una hoja de ruta unificada para que todos los países y personas tomen medidas para aborar la crisis climática", afirma Christiana Figueres, ex Secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio climático y socia fundadora de Global Optimism. “Al unirse a The Climate Pledge, los signatarios no solo están haciendo una declaración de compromiso con el futuro, sino que también están marcando un camino hacia acciones e inversiones significativas que crearán empleos, estimularán la innovación, regenerarán el entorno natural y ayudarán a los consumidores a comprar más productos sostenibles ".

Para obtener más información, consulta en www.theclimatepledge.com.