Desde el 1 de enero de 2022, Amazon no utiliza bolsas de plástico de un solo uso en España para empaquetar los productos que se envían desde su propia red de distribución. Esto afecta tanto a los artículos vendidos por Amazon como a los de los colaboradores comerciales que utilizan los servicios de Logística de Amazon (Fulfillment by Amazon - FBA). En su lugar, los clientes reciben sus pedidos en bolsas de papel flexibles y sobres de cartón, que son más fáciles de reciclar en el sistema doméstico de reciclaje español, y que además contienen más material reciclado y permiten reducir el volumen de los paquetes en comparación con las cajas de cartón corrugado. Para los pedidos de mayor volumen, se siguen utilizando cajas de cartón. En paralelo, Amazon está ampliando la selección de productos que se pueden enviar en el embalaje original proporcionado por el fabricante, y a los que solo hay que añadir una etiqueta con la dirección del cliente, sin necesidad de embalaje adicional.

“Hemos hecho cambios en nuestra red de suministro que nos permiten eliminar los embalajes plásticos de un solo uso en España”, afirma Mariangela Marseglia, Country Manager de Amazon en España. “Los clientes reciben sus pedidos en bolsas de papel y sobres de cartón fáciles de reciclar. Nuestro objetivo es seguir innovando para que nuestros embalajes sean cada vez más sostenibles ".

Estas son algunas de las bolsas de papel y sobres de cartón que han reemplazado a las bolsas de plástico de un solo uso que se utilizaban en los envíos:

Caja de Amazon rectangular con la sonrisa y el código BK2.
En el salón de un casa y con el árbol de Navidad de fondo hay un regalo en el seulo y encima una bolsa de papel con la sonrisa de Amazon. Al lado dereco un perro estirado con el morro encima de una manta. El suelo és de madera y de fodo se ve una ventana.

Estas son las bolsas de plástico de un solo uso que los clientes de Amazon en España ya no reciben:

Sobre de plástico de color blanco con cuatro códigos de barra, la sonrisa de Amazon y los códigos PM3 y BBJ.
Sobre de plástico con burbujas de color blanco con motivos azules. Letras Prime y sonrisa de Amazon,

Amazon ha puesto en marcha distintas iniciativas para mejorar la sostenibilidad de sus envíos. En 2008 la compañía lanzó el programa “Paquete Abrefácil”, que ofrece a los clientes un embalaje fácil de abrir y 100% reciclable. Desde entonces, el programa ha ido evolucionando y creciendo, y en la actualidad incluye una amplia gama de iniciativas diseñadas para optimizar el embalaje que la compañía utiliza en sus centros logísticos. Gracias a este programa, desde 2015 Amazon ha reducido el peso de los embalajes en un 36% de media por envío y ha eliminado 1 millón de toneladas de material de embalaje, que equivaldrían a unos 2000 millones de paquetes.

Además, Amazon alienta a sus colaboradores comerciales a enviar sus productos en paquetes fáciles de abrir, 100% reciclables y listos para entregar a los clientes sin necesidad de embalaje adicional. La compañía trabaja para optimizar el embalaje en un laboratorio de I+D de última generación, así como en sus centros logísticos repartidos por todo el mundo, para identificar los pasos concretos que los colaboradores comerciales deben dar para que sus paquetes sean más sostenibles y, al mismo tiempo, garantizar que los productos estén protegidos hasta la puerta del cliente. La compañía también alienta a los colaboradores comerciales que no utilizan su red de distribución y que, por tanto, son responsables del embalaje que utilizan, a elegir las opciones más sostenibles.

Un estudio de Oliver Wyman y Logistic Advisory Experts (LAE), empresa derivada del Institute of Supply Chain Management de la Universidad de St Gallen, concluyó que el comercio electrónico es entre 1,5 y 2,9 veces menos contaminante en cuanto a emisiones de gases de efecto invernadero que el comercio offline (o físico), incluyendo el proceso de devolución. El estudio también afirma que el comercio electrónico genera entre cuatro y nueve veces menos el tráfico que genera el comercio offline, y las entregas a los clientes solo representan el 0,5 por ciento del tráfico total de las áreas urbanas.

En 2019, Amazon y la ONG Global Optimism fundaron The Climate Pledge, un compromiso para alcanzar las cero emisiones netas de carbono para 2040, diez años antes de lo que establece el Acuerdo de París. Dos años más tarde, The Climate Pledge ya cuenta con más de 300 empresas firmantes. Como parte de este compromiso, Amazon va camino de alcanzar el 100% de energía renovable en todas sus operaciones para 2025 y ha encargado más de 100 000 vehículos de reparto eléctricos. Hasta la fecha, Amazon ha entregado ya más de 20 millones de paquetes a sus clientes en vehículos eléctricos en Norteamérica y Europa.