Escritora y madre precoz, joven abuela… Mercedes Pinto, granadina de nacimiento y malagueña de adopción, percibe la literatura como su forma de vida. A los 18 años ya había dado a luz a dos de sus tres hijos, y se recuerda siempre escribiendo: “Tengo muchos libros en el cajón: empecé a escribir mi primera novela a los 15 años... Pero las historias, aunque no literarias, de las que me siento más orgullosa son las de mis tres hijos”. Tres grandes amores que, junto con el resto de su familia, siempre la han animado para que consiguiera vivir de la escritura.

Mercedes empezó su carrera estudiando medicina, siguiendo la estela de su marido médico, pero pronto se dio cuenta de que su aspiración era otra. Procedente de una familia de artistas, su lado más creativo siempre se ha relacionado con el pincel y el bolígrafo: “Al dejar la universidad estuve pintando al óleo durante un par de años”. Pero la alergia a los productos químicos que utilizaba la condujo definitivamente a la escritura, donde ha encontrado, según ella, la mejor manera de expresarse.

Seguiré escribiendo hasta el último día de mi vida: siempre tengo la siguiente historia en mente
Mercedes Pinto

El secreto de publicar en formato digital

En diez meses escribió la novela Maldita. La historia despertó poco interés entre editoriales, así que Mercedes decidió publicarla por entregas en su blog: “Cada día colgaba un trozo. La reacción de los lectores fue espectacular: la gente me escribía y se interesaba muchísimo por la trama”. Cuando terminó de publicarla, una lectora la sorprendió con una sugerencia: “Me animó a autopublicar en Amazon”. Mercedes subió la novela en la tienda Kindle de Amazon.es, y así fue cuando su historia como escritora dio un vuelco: “Fue la primera vez que empecé a ganarme la vida con mis libros. Una sensación increíble”.

“Servicios como Kindle Direct Publishing (KDP) o Amazon Publishing (APub) han sido mis padrinos para convertirme en escritora. Te abren puertas, siempre que tu trabajes y tengas paciencia”, cuenta Mercedes. Y comparte su secreto como autora independiente: “Es importante rodearse de profesionales para corregir la obra, crear una buena portada y sinopsis, cuidar todos los detalles”.

En cualquier playa del mundo

La publicación de Maldita fue solo el punto de partida. “En mi carrera como autora ha habido dos saltos: el de la publicación por fragmentos de mi novela en el blog, y cuando quedé finalista en el concurso literario de autores indie en 2015 con mi novena novela Cartas a una extraña. Después del concurso firmé con Amazon Publishing, el brazo editorial de Amazon”. Gracias al soporte editorial de APub, Mercedes puede ahora dedicarse exclusivamente a desarrollar sus historias y cultivar sus relaciones con los lectores.

En el Top 100 de la tienda Kindle de Amazon.es desde su lanzamiento en 2016, Cartas a una extraña está también siendo traducida al italiano y al francés gracias al programa de traducción literaria Amazon Crossing. “Es importante para un escritor salir de su país, de su lengua. Un día, un conocido me llamó para decirme que había visto a una chica leyendo un libro mío en la playa. Fue una gran emoción, pero pensar que esto puede pasar también en otros países es un verdadero milagro”.

La disciplina, la clave del proceso creativo

“Soy madrugadora. Antes de las ocho ya estoy en mi mesa del salón con vistas a la montaña con mis libretas artesanales y mis bolígrafos”, cuenta Mercedes. Cuando no escribe, aprovecha sus pausas para ponerse al día en las redes sociales. “Por la tarde vuelvo a la mesa y por la noche, como ya no puedo escribir, me dedico a leer”. Desde su casa de Alhaurín de la Torre (Málaga), observando el otoño y al lado de una estufa es como se siente más cómoda. La modernidad de su forma de publicar contrasta con su tradicional método de escribir. “Seguiré escribiendo hasta el último día de mi vida: siempre tengo la siguiente historia en mente”, explica Mercedes que, con 10 libros publicados, vive ahora un momento muy dulce: “Mi trabajo tiene un valor porque está reconocido y puedo vivir de él. Además, la gente disfruta con lo que escribo”.