Junto con los empleados, los drives (robots) y las pods (estanterías) son los protagonistas de la tecnología de última generación creada por Amazon Robotics que ya ha llegado a España, en el centro de Castellbisbal (Barcelona), presumiendo así de ser el tercer país de Europa en contar con esta tecnología, después de Reino Unido y Polonia. El próximo centro logístico español que cuente con robots será el de El Prat del Llobregat (Barcelona).

“La tecnología de Amazon Robotics está formada por los drives, que es la parte móvil, y las pods, las estanterías que almacenan productos divididos por sus cuatro costados y gracias a los robots son trasladadas. El sistema sabe dónde están las pods y los productos que contienen, y es capaz de mandar los drives a levantar estanterías de hasta más de 1.000 kg para llevárselas al empleado a su estación. Estos robots se mueven por una zona exclusiva gracias a unos códigos QR que se encuentran en el suelo”, explica Joan Ametller, Responsable de Operaciones. Este ingeniero de caminos, canales y puertos está trabajando en el lanzamiento de Amazon Robotics para distintos centros logísticos de Amazon en Europa. Ahora se encuentra en Barcelona con el objetivo de optimizar los conocimientos adquiridos durante el transcurso del proyecto para la implantación en España de esta tecnología.

Los drives facilitan el trabajo del día a día
Mireia Cortés

Unos ayudantes especiales

El centro logístico de Castellbisbal, de 28.000 m², entró en funcionamiento hace poco más de medio año para ofrecer Amazon Pantry a clientes del sur de Europa. Para este servicio, dedicado a realizar la compra semanal, se crearán 200 puestos de trabajo durante los próximos tres años. Mireia Cortés es un ejemplo de ello. Es de Castellbisbal, tiene 31 años y es madre de dos hijos. Llegó hace menos de medio año y ya tiene contrato indefinido: “Trabajar cerca de casa me permite conciliar muy bien la vida familiar”.

Ya había comprado en Amazon antes, pero nunca imaginó trabajar con robots: “Lo primero que compré fue un juguete para mi niña. Cuando llegué aquí, descubrí que iba a trabajar para Amazon Pantry y, meses después, que lo haría con la ayuda de los drives. Alucinamos, porque esperábamos una cosa pequeñina y ¡son una pasada! Me impresiona que se desplacen solos y que no choquen porque se detectan. Es como un robot aspirador, pero en grande”, cuenta entre risas.

La llegada de robots a los centros logísticos requiere que parte de los puestos de trabajo creados sean de personal cualificado como ingenieros. “Los drives facilitan el trabajo del día a día. Son ayudantes: los llamas y ellos vienen y te traen las estanterías”, afirma Mireia desde su estación de trabajo, donde se dedica a rellenar las pods de productos para que sus compañeros puedan, posteriormente, preparar los pedidos.

Todos ganan

Para los clientes, las ventajas de esta tecnología son múltiples: los drives permiten eliminar los pasillos y así destinar este espacio para almacenar más productos, hasta un 50% más de artículos por metro cuadrado. Además, permiten optimizar y priorizar los envíos. Joan no tiene dudas en afirmar rotundamente que las ventajas para los empleados también son muchas porque los drives ayudan a disminuir errores y les ofrecen más comodidad en sus tareas cotidianas.

En El Prat del Llobregat se operará a partir del próximo otoño con la tecnología más avanzada. En los 63.000 m² que tendrá este nuevo centro llegarán a trabajar más de 2.000 personas dentro de tres años, y algunos de estos puestos serán más técnicos, como ingenieros y otros. Todos ellos trabajarán para crear la coreografía perfecta con este cuerpo de bailarines tan especiales.