Amazon Web Services está comprometida con el medio ambiente. Además de los beneficios medioambientales que conlleva gestionar las aplicaciones en la nube, AWS tiene el firme compromiso de usar, a largo plazo, energías renovables para alimentar toda su infraestructura global.

Hemos avanzado mucho. Desde abril de 2015, cerca del 25% de la energía consumida por la infraestructura global de AWS proviene de fuentes de energía renovables. El objetivo es que este porcentaje aumente al menos hasta el 40% para finales del 2016.

En 2015, Amazon anunció que construiría centrales solares en EE.UU. (Virginia, Indiana, Ohio y Carolina del Norte). Se espera que estas nuevas plantas generen más de 1,6 millones de MWh de energía renovable para la red eléctrica que da suministro a los centros de tratamiento de datos en la nube de Amazon Web Services, tanto a los actuales como a los que puedan construirse en el futuro. La energía producida por estas instalaciones serviría para proporcionar electricidad a unos 150.000 hogares españoles, lo que corresponde a la población de ciudades del tamaño de Logroño o Badajoz. La primera central eólica de Amazon empezó a funcionar el 1 de enero de 2016.

Subvenciones de AWS para combatir el cambio climático

En verano de 2014, AWS anunció que crearía el Programa de Becas de Investigación para frenar el cambio climático. En consonancia con el plan de acción del gobierno americano para el cambio climático y la iniciativa de la Casa Blanca, AWS se ha comprometido a dedicar un total de 50 millones de horas de trabajo de supercomputación utilizando Amazon EC2 Spot Instances (con el seguimiento y bajo las directrices del equipo Informático de AWS) para que los científicos puedan avanzar en sus investigaciones con el objetivo de entender mejor y mitigar el cambio climático.