Un achuchón, achucharse o, como dice el presidente de la Fundación Aladina, Paco Arango, achuchonarse es la mejor muestra de cariño que podemos regalar. Este afecto también puede reflejarse en acciones concretas, iniciativas para cambiar aquello que nos rodea: con este objetivo nació la campaña de la Fundación Un achuchón por la UCI infantil del Hospital Niño Jesús de Madrid.

Aladina ayuda a dar ánimo a los niños que están ingresados.
Fer, expaciente de leucemia y miembro de la Fundación

Una nueva UCI con mucha magia

La Fundación Aladina debe su nombre a la serie de televisión para niños ¡Ala…Dina!, creada por su fundador -el director, guionista y productor- Paco Arango. Nació hace más de 10 años con el objetivo de proporcionar apoyo integral a niños y a adolescentes enfermos de cáncer y a sus familiares en diferentes hospitales de España. "Ofrecemos tanto apoyo emocional y psicológico como material, con la creación de espacios únicos para los niños, las Salas Aladina, o con ayudas económicas para las familias sin recursos y con hijos enfermos", explica Paco. "También desarrollamos proyectos especiales como la reforma de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Infantil Niño Jesús de Madrid, o la apertura del Centro Maktub de trasplantes de médula ósea, en el mismo hospital, inaugurado en febrero de 2013".

En la UCI del hospital madrileño es donde se atienden más niños con problemas oncológicos de España. Anualmente se atienden 800 menores gravemente enfermos, y su estancia puede llegar a durar hasta un mes. Motivos más que suficientes para conseguir unas mejores instalaciones: "La UCI necesitaba un achuchón y, con un presupuesto de 1,5 millones de euros, tendrá 14 camas con brazo robótico, 5 boxes de aislamiento, luz natural, confort acústico y una sala de descanso para el personal médico", comenta Paco.

La lámpara maravillosa de Amazon

La imaginación de Paco no tiene límites. Si la financiación para el Centro Maktub vino de los beneficios de su ópera prima homónima, Maktub (una palabra árabe que hace referencia a la importancia del destino), para la reforma de la UCI, los protagonistas son los achuchones: una forma divertida de promover las donaciones a través del cariño. Lo guerreros, o aladinos, como le gusta a Paco llamar a los niños y jóvenes que participan en cualquier actividad de la Fundación, se han achuchado con personalidades del mundo del deporte, la música, el cine o la moda dando proyección pública a la campaña y animando a todos a colaborar.

"Nos hizo mucha ilusión recibir la llamada de Amazon para unirse a la campaña. Necesitamos el cariño y la ayuda de todo el mundo", explica Paco. El centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid) se convirtió, durante una semana, en una lámpara maravillosa promoviendo la campaña de sensibilización y recaudación de fondos: como si fueran pequeños genios haciendo realidad sueños, los trabajadores, sin lámparas, pero con miles de achuchones, colaboraron con su granito de arena en la reforma integral de la UCI.

Por cada achuchón de sus empleados, Amazon ha donado un euro al proyecto. "Además, estar presentes en la web de Amazon.es durante este mes nos permite compartir nuestra iniciativa y desear unas felices fiestas a todos sus clientes animándoles a regalarnos un achuchón", añade Paco.

Asimismo, Amazon ha complementado su apoyo económico a la campaña de Aladina con la donación de 25 Kindles y un cheque regalo de mil euros para la compra de eBooks. "En el hospital, padres y niños tienen mucho tiempo libre, y leer es una de las distracciones más comunes. Igualmente, los profesores del colegio público del centro hospitalario también podrán aprovechar los Kindles", explica el fundador de Aladina.

Fer, un genio de carne y hueso

"¡Qué fácil es perderse aquí, ¿verdad?!", exclama Fernando, Fer para los amigos. Nueve años, expaciente de leucemia y miembro de la Fundación, Fer no duda en apoyar la campaña para la UCI de un hospital en el que él pasó muchos días. Y lo hace dedicando una tarde a visitar Amazon y repartir achuchones a los empleados. "La Fundación Aladina ayuda a dar ánimo a los niños que están ingresados. Con ellos jugaba y me disfrazaba en Carnaval. Ahora, mi deseo sería conseguir una nueva UCI, más moderna, para el hospital".

Contribuir a la reforma de la UCI es muy sencillo: para hacer una donación de 1,20 euros es suficiente mandar un mensaje de texto con la palabra achuchon al número 28014, o visitar la web www.achuchon.com para participar con donativos más sustanciales. Hay muchas otras formas de implicarse en los proyectos de Aladina: a través del voluntariado, con las cuotas de socio o incluso comprando cualquiera de los productos solidarios que se ofrecen en la web, desde camisetas o tazas hasta pulseras. Y, por supuesto, ¡achuchándose!